Argentina
Fiebre por Qatar

Tiene 75 años y su jubilación la gasta en figuritas del Mundial

Ana del Rosario vive en Mendoza, se define a sí misma como "muy futbolera" y su pasión es coleccionar álbumes de los mundiales y figuritas para, cuando los completa, regalárselos a sus nietos. "¿A qué voy a ir a poner una moneda al banco si no sé qué va a pasar mañana?".

Si algo caracteriza a las pasiones es que no discriminan por género, por edad ni por lugar de nacimiento o residencia. De hecho, muchas veces ni siquiera tienen una explicación lógica o racional; justamente por eso son lo que son: pasiones. ¡Y qué le van a hablar de la pasión de coleccionar álbumes y figuritas del mundial a Ana del Rosario Mulet! Si a punto de cumplir 76 años, la mujer -que vive en el barrio Trapiche de Godoy Cruz- ya completó 2 álbumes de Qatar 2022 y se ha propuesto llegar a 6 para esta Copa del Mundo.

Pero eso no es todo, ya que para el Mundial de Rusia 2018, la mujer llegó a completar "entre 12 y 14 álbumes", según ella misma cuenta. Y muestra, orgullosa, las ediciones con todas las figuritas pegadas, tanto del Mundial que comenzará en noviembre y del que se jugó hace 4 años. "No me interesa cuánto cuesta llenarlo, cuánto sale cada paquete de figuritas.

Yo soy jubilada y pensionada, y no es mucha la pensión que cobro. Pero moneda que voy teniendo, no la llevo al banco, compro un paquete de figuritas para abrir con mis nietos, o un chocolate para regalarles y compartir con ellos. La vida es el hoy", reflexiona la mujer, con la sabiduría que le dan los 75 años de experiencia en la vida.

LA HISTORIA DE LA ABUELA QUE COLECCIONA FIGURITAS DE LOS MUNDIALES CON SUS NIETOS

Ana tiene 15 nietos, y para el Mundial de Rusia 2018 cumplió el objetivo que se propuso: completar un álbum de figuritas oficial -el de Panini- para cada uno de ellos. Para Qatar 2022 se puso una meta menos ambiciosa: completar 6 álbumes. "Muchos de mis nietos ya crecieron, por lo que ahora quiero completar 6 para los más chicos", aclara la mujer, quien se reconoce a sí misma como "muy futbolera".

Por fuera de los mundiales, Ana del Rosario ha completado "más de 20 álbumes" de distintas competiciones, siempre relacionadas al fútbol. El de la UEFA Champions League 2011, el de la Copa América que se jugó en Argentina ese mismo año o el de la edición de la competencia continental de 2019 en Brasil son algunos de ellos. En cuanto a Copas del Mundo, el primero que completó fue el de Alemania 2006.

"Para llenar los dos álbumes de Qatar me faltaban 8 figuritas, por lo que el sábado fuimos al encuentro que organiza la Municipalidad de Godoy Cruz en la Plaza para cambiar y las conseguí. Con eso llené los primeros 2 de los 6 álbumes que me he propuesto completar para este mundial", refuerza la mujer, sentada en el living comedor de su casa y rodeada de su gran tesoro: todos los álbumes que ha completado en su vida. "De chica juntaba figuritas que eran ?más de nena'", aclara, y ríe.

El hermano de Ana del Rosario Mulet jugó profesionalmente al fútbol en Talleres y en Gimnasia, por lo que el fútbol ha sido parte importante en su vida y en la de su familia desde siempre. "El deporte es algo apasionante. Y yo disfruto mucho de completar los álbumes de los mundiales y compartir este momento con mis nietos, esta forma de comunicación cara a cara y por fuera de internet, que es donde están siempre. Con las figuritas, los chicos van sabiendo dónde queda cada país, y se aprende historia también. Consciente o inconscientemente, van adquiriendo ese conocimiento, los nombres de los lugares, dónde quedan. Es una manera de leer un libro, pero en forma de álbum. Y su mente se va nutriendo, se va sembrando como una plantita. Y se disfruta", agrega Ana del Rosario, acompañada de su hijo Nicolás, quien está siempre a su lado.

UNA INVERSIÓN QUE VALE LA PENA

La vecina godoicruceña comparte, además, su particular forma de ver el dinero y no duda en asegurar que destinar su jubilación y su pensión a llenar álbumes de figuritas con y para sus nietos es una maravillosa inversión.

"Los abuelos, por lo general, cobran su jubilación y llevan la plata al banco, la depositan. Yo no tengo nada, porque moneda que entra, la disfrutar con mi familia. ¿A qué voy a ir a poner una moneda al banco si no sé qué va a pasar mañana? Hoy mi nieto disfruta que le compre un paquete de figuritas y yo prefiero eso a un plazo fijo, por ejemplo. La felicidad que produce regalar un paquete de figuritas o un chocolate no se compara con nada", se sincera Ana.

Incluso, la mujer ya es conocida en el barrio -y fuera también- por su pasión, a tal punto de que sus amigos y conocidos que trabajan en los kioscos le avisan cada vez que llegan nuevos paquetes de figuritas. Y allí está Ana del Rosario Mulet, seguramente primera en la fil, lista para comprar un nuevo paquete de figuritas, que abrirá luego con sus nietos y todos cruzarán los dedos porque no toque ninguna repetida y el objetivo de completar los 4 álbumes que le faltan para llegar a los 6 que se propuso esté más cerca de cumplirse.

Fuente: Los Andes

Esta nota habla de:

Más de Argentina