Mundo
Que falta nos haría

"Plan Estás Despedido": la fórmula de Donald Trump para volver en 2024 y achicar el Estado

Los asesores de campaña de Trump están preparando un plan para revivir "Schedule F", el decreto que implementó Trump en octubre del 2020 para combatir el "pantano" pero que fue derogado por Biden poco tiempo después.

Fuentes internas del equipo de campaña de Trump le confirmaron al medio Axios esta semana que el ex presidente está preparando su candidatura para el año 2024, pero que esta vez llegará a la Casa Blanca con el gran objetivo de reformar el Estado federal de punta a punta.

El nombrado "Plan Estás Despedido" -"Schedule F", acrónimo de "Schedule You are Fired", que se traduce groseramente en "agendá que estás despedido"- buscará "purgar a miles de funcionarios públicos y reemplazarlos en sus puestos con personales leales a él y su ideología", algo que desde el comando trumpista creen que es el gran causal de su derrota en 2020.

"Los aliados de Trump están trabajando en un plan que potencialmente eliminará a funcionarios de carrera en el Departamento de Justicia, incluido el FBI, abarcando el Departamento de Seguridad Nacional, las agencias de inteligencia como la CIA, el Departamento de Estado y el Pentágono", asegura esta nota de Axios.

Durante su presidencia, Trump se encontró con innumerables obstáculos que le impidieron gobernar de la manera que quería. Estos impedimentos se debieron a los propios funcionarios del gobierno, que no habían sido designados por él pero tampoco se había animado a sacarlos, que pusieron palos en la rueda para frenar su agenda.

El ejemplo más claro de esto ocurrió en su política de retirada de tropas de Siria. En 2019, tras vencer exitosamente a ISIS y dejar un país dividido entre la influencia de Rusia, Turquía e Irán, un objetivo de Trump que no quería que ninguna de estas naciones se quede con el control total del territorio sirio, ordenó la salida de tropas estadounidenses.

Pero como contó luego James Jeffrey, el representante norteamericano en Siria, los funcionarios de carrera del Pentágono le mintieron en repetidas ocasiones a Trump sobre la cantidad de tropas que todavía había en el país.

El mandatario republicano había ordenado que queden un total de 200 soldados cuidando infraestructura clave de empresas estadounidenses, sin embargo, el Pentágono mantuvo unos 900 soldados en Siria mientras le enviaba reportes falsos a Trump diciéndole que había "menos de 200".

Lo mismo ocurrió con el voto por correo universal que la gran mayoría de estados implementaron en el invierno del 2020 para que la gente pudiera votar desde sus casas bajo la excusa del COVID-19. Trump instruyó al Departamento de Justicia a que litigara en contra de los estados para que estos cambios en la forma de votar no entraran en efecto para las elecciones de ese año.

Pero los fiscales de carrera del ministerio se hicieron los distraidos y nunca presentaron las demandas, y cuando le avisaron al presidente que no lo habían hecho, ya había pasado el plazo para hacerlo. De esta manera, 46 de los 50 estados votaron con este tipo de metodología poco transparente.

Trump se dio cuenta de lo que estaba pasando, muy tarde, y creó un grupo de trabajo para que creara un plan de recorte masivo de personal. En octubre del 2020, "Schedule F", como lo llamó en ese entonces, entró en efecto por una orden ejecutiva.

Este decreto cuyo objetivo era desmantelar el Deep State ("Estado profundo"), que también fue resistido por los mismos agentes del Estado que debían llevarlo a cabo, suponía la revisión de la totalidad de los contratos con el Gobierno federal, y pedía la rescición de más del 50% de ellos. Sin embargo, el caos que vino después de las elecciones del 3 de noviembre frenó esta masiva reforma del Estado.

Biden derogó el decreto tan pronto como se sentó en la Oficina Oval, eliminándolo el mismo 20 de enero del 2021, cuando juró como presidente. Pero en los días de octubre que se empezó a ejecutar demostró su efectividad, y casi 100 empleados públicos fueron echados en esos días.

Trump ha respaldado el trabajo de varios grupos de su equipo que están preparando una "administración en espera". Los planes de personal y acción se ejecutarían en los primeros 100 días de un potencial segundo mandato, que comenzaría a partir del 20 de enero de 2025.

El desastre del gobierno de Biden le ha abierto la puerta de par en par a Trump para que lance una candidatura a presidente. Rumores sobre la salud del mandatario indican que no terminará su mandato, y lo más probable es que Trump deba enfrentar a Kamala Harris en 2024, la política con peor imagen de todo el Partido Demócrata.

Si Trump llegara a ganar en las elecciones generales del 2024, se convertiría en el segundo presidente de la historia en gobernar dos mandatos no consecutivos. El primero fue el demócrata Grover Cleveland, quien gobernó un primer mandato entre 1885 y 1889, y luego entre 1893 y 1897. Cleveland es recordado como el demócrata más derechista de la historia, y uno de los presidentes que más leyes vetó, que más achicó el estado y que más promulgó la revolución industrial en el siglo XIX.

Fuente: La Derecha Diario

Esta nota habla de:

Más de Mundo