SEGURIDAD

Ejecutan dos mujeres por enfrentamientos entre narcos y ya suman 31 los homicidios en Rosario

En el fondo, a la izquierda, Agustina Thomson, testigo de un homicidio narco y, ahora, asesinada por sicarios de una de las bandas que disputa el territorio para desplegar sus negocios ilegales

Sicarios ejecutaron a dos mujeres que estarían vinculadas a narcobandas que disputan territorio y negocios ilegales en esta ciudad. Los homicidios de Agustina Thomson y de Daiana Paiva se produjeron con pocas horas de diferencia en la zona norte, en una trama criminal que guarda relación con la banda de Los Monos.

A los asesinatos de estas dos jóvenes se sumó el hallazgo, en dos etapas, del cuerpo desmembrado de una mujer de unos 40 años cuyos brazos, piernas y cabeza fueron encontrados en el arroyo Saladillo, en la zona sur de la ciudad.

Desde el viernes hasta ayer se produjeron siete homicidios en Rosario, que cuenta 31 crímenes desde el inicio del año. Pero lo que más preocupa a las autoridades es que de estos siete homicidios, cinco tienen raíces que crecen en el territorio del enfrentamiento entre bandas que se dedican al narcotráfico.

Agustina Thomson, una chica de 20 años que fue testigo de un crimen de tinte mafioso el año pasado, fue ejecutada esta madrugada en Maestro Massa al 400, un barrio cercano al río Paraná, a metros del puente Rosario-Victoria. Según fuentes policiales, Agustina fue atacada por dos hombres que pasaron en moto o en auto. Aún no estaba clara la mecánica del crimen por la ausencia de testigos. Los investigadores relevaban las cámaras de videovigilancia. En el lugar del homicidio se encontraron cinco vainas servidas calibre 9 milímetros.

La historia de Agustina Thomson está vinculada a tramas profundas del narcotráfico rosarino. Su nombre apareció por primera vez en la escena pública el 12 de marzo de 2019, cuando fue detenida por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en el bar de una estación de servicio del centro de Rosario. Junto con otras tres personas habían ido a buscar a las oficinas del correo una encomienda que contenía 10 kilos de cocaína. Al poco tiempo, Agustina fue excarcelada, tras ser imputada en el juzgado federal de Rosario.

Dos meses después, su nombre volvió a aparecer en una historia ligada a la violencia y a las drogas. Agustina escuchó cómo mataban a su novio, Carlos Señuque, cuando entraba con su auto en la cochera de un edificio céntrico, del barrio de Pichincha. Cuando llegó la policía, ella gritó para que le abrieran la puerta, porque su amante la había dejado encerrada.

En el departamento, los policías se sorprendieron por el cuadro que colgaba de una de las paredes: era la camiseta de Ángel Correa, el futbolista que actualmente juega en el Atlético Madrid y que debió declarar en la causa abierta contra Los Monos porque su carrera deportiva estuvo vinculado a la familia Cantero.

Los investigadores sospechan que Señuque también estaba ligado la banda de Los Monos, pero de otra forma muy distinta a la de "Angelito" Correa: él manejaba parte del negocio de la noche.

Unos días después del crimen de Señuque fueron acribillados otras dos personas ligadas a esta rama comercial. Gustavo Candia, de 35 años, sobrino de Lorena Verdún -expareja Claudio "Pájaro" Cantero, líder de Los Monos asesinado en la puerta de un boliche el 26 de mayo de 2013-, y Tiziana López, de 17, que no tenía nada que ver con esta historia, murieron a causa de 17 tiros disparados por sicarios, que además hirieron a otras tres personas en un bar de la zona sur de Rosario.

Mismo modus operandi

Unas horas antes del crimen de Thomson otra mujer fue ejecutada de forma similar, también en la zona norte de la ciudad.

Este asesinato ocurrió en el norte de Rosario, en Olivé al 1900, en el barrio Sarmiento. Daiana Paiva, de 26 años, llegaba a su casa en una moto negra cuando dos hombres, que también se trasladaban en una moto, abrieron fuego. La mujer fue alcanzada por cinco disparos de una pistola calibre 9 milímetros, uno de ellos, en la cabeza. Lo que llamó la atención de los investigadores judiciales fue que el acompañante de la víctima no sufriera ni un rasguño.

Horas después de estos crímenes, el fiscal Adrián Spelta confirmó que ambos homicidios están vinculados y que tendrían relación con un trasfondo narco.

"Tengo mis firmes convicciones de que esta persona, Ruiz [el motociclista que iba junto a Daiana Paiva], conoce a los atacantes, porque de lo contrario no existiría posibilidad de que no hubiese recibido ni un solo disparo".

Spelta confirmó que "ninguna de las dos [mujeres asesinadas] son familiares, pero sí tienen antecedentes de formar [parte de] grupos opuestos".

Descuartizada

Otro caso que provocó fuerte conmoción fue el hallazgo de un cuerpo desmembrado en el arroyo Saladillo.

El funcionario del Ministerio Público de la Acusación confirmó que los restos humanos encontrados en el arroyo Saladillo entre ayer a la tarde y esta mañana pertenecen a una mujer de entre 20 y 40 años. Señaló, además, que cada parte del cuerpo fue desechada en bolsas de basura. Spelta confirmó que las piernas, los brazos y la cabeza que aparecieron flotando pertenecen a la misma mujer.

Sin embargo, se desconoce todavía la identidad y la edad de la víctima. Tampoco se sabe todavía cómo la mataron, pero sí que las partes del cuerpo fueron cortadas intencionalmente y que eso ocurrió hace pocos días, según el fiscal.


FUENTE LA NACIÓN

Más de De todo un poco