EDITORIAL

El coronavirus y la ridícula épica estatal del kirchnerismo

El Gobierno se topó con la pandemia de coronavirus y fue mutando en sus reacciones. Al principio la minimizaron, luego siguieron el manual histórico del peronismo al intentar crear una mística estatal, y culminaron haciendo lo que están haciendo casi todos los países, que es lo más o menos lógico...

El Gobierno se topó con la pandemia de coronavirus y fue mutando en sus reacciones. Al principio la minimizaron, luego siguieron el manual histórico del peronismo al intentar crear una mística estatal, y culminaron haciendo lo que están haciendo casi todos los países, que es lo más o menos lógico. Cuando hay algo que se desconoce es mejor seguir la tendencia. Convengamos en que muchos países están en una situación parecida: es bastante penoso el nivel de liderazgo, de debate y de política en muchos casos y en Argentina en particular. Los 12 años de kirchnerismo dejaron secuelas de decadencia que, me temo, serán cada vez más notorias.

El principio de todo fue patético. Pese a las informaciones que llegaban de todo el mundo y los avisos que se impartían a nivel global, el Gobierno decidió mirar para otro lado y seguir con su agenda. Estaban con la cuestión de la deuda, por comenzar a hacer negocios (motivación fundamental justicialista), y abocados a otra tarea fundamental: operar de todas las maneras para empezar a destruir todo vestigio de justicia en las causas de corrupción que investigaban a distintos personajes kirchneristas empezando, antes que nada, por las causas que involucraban a la familia Kirchner. El sindicato del crimen K con todos sus miembros empezaba ya a operar en los únicos temas que los habían motivado para estar en el gobierno. Hace pocos días, el ministro de Salud aseveró que el virus no llegaría al país ya que nos encontrábamos lejos de China. El Presidente, por su parte, hizo una desopilante apelación a tomar bebidas calientes para combatir el virus. El mundo no se había dado cuenta de que el asunto se arreglaba con un tecito. Esa es la mezcla de estupidez y soberbia tan característica de las personas que han sido infectadas por el virus del kirchnerismo.

Cuando cayeron en la cuenta de que la cosa se podía poner brava entraron en fase "épica estatal", un grado mayor al anterior y también un clásico histórico del peronismo, que derivó en un discurso nacionalista y heroico de reivindicación del "Estado presente". Gracias a Aerolíneas se rescataría a los argentinos en el exterior y gracias a que se había convertido el área de salud en ministerio se podría avanzar con tranquilidad. Tuvimos el infaltable momento fascista y a los militantes kirchneristas manifestando lo terrible que hubiera sido todo de haberle tocado esta crisis al gobierno anterior. "Menos mal que no estamos en manos del neoliberalismo", repetían como zombies. Fueron los días en los que el canciller Felipe Solá decía en Twitter que la mayoría de las empresas de aviación del mundo habían dejado argentinos varados en el mundo porque los vuelos no eran rentables. "Tendrán que responder", amenazaba con contundencia al final. Mientras, el Presidente y su ministro Katopodis se sacaban fotos en helicóptero, veían hospitales cerrados y declaraban que el gobierno anterior había desmantelado los hospitales. Por su lado, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, mostraba un depósito con insumos presuntamente abandonados y el esperpento periodístico llamado Télam le daba difusión. Fue el momento "estamos condenados al éxito" que nunca falta en un gobierno peronista. El tema es que a Felipe Solá le contestó el tuit la compañía aérea Iberia de la siguiente manera: "Hola. El gobierno argentino ha prohibido a las aerolíneas extranjeras volar a sus países. Por lo tanto no es una decisión que hayamos tomado nosotros, sino su gobierno". Es bastante impresionante que una empresa extranjera le explique a un ministro de Relaciones Exteriores las decisiones que él mismo tomó. Uno puede entender que al ministro Solá se le escapen muchas cosas que pasan en el mundo por no hablar inglés, pero esa decisión la había tomado él. El depósito de Cafiero era un depósito con cosas guardadas (no arruinadas ni abandonadas) y el paseo en helicóptero del Presidente y su ministro puso en evidencia que el hospital al que se referían era un hospital que inauguró "de mentira" CFK en la campaña electoral de 2015 y que nunca estuvo abierto. Un viaje en helicóptero al divino botón.

Los gobiernos peronistas han tenido siempre esa gran épica de inspiración mussoliniana que CFK ha llevado hasta el paroxismo. Cualquier cosa (por tonta que fuera) se revestía de una épica donde siempre triunfaban contra un gran enemigo (los cipayos, el neoliberalismo, etc.). De eso va el manual del populista latinoamericano. El resultado de esos discursos grandilocuentes es una decadencia en continuado, pero ellos persisten. El tema es que esa metodología es cada vez más penosa y más poca cosa. Lo que antes impresionaba ahora da risa. Y será así cada vez más.

Por eso, después de perder tiempo valiosísimo, el Gobierno optó por lo lógico: hacer lo que estaba haciendo todo el mundo. El mérito fue de la ciudadanía que alertó que estaban haciendo y diciendo tonterías (el ex embajador en China Diego Guelar, entre otros, les venía avisando desde enero lo que se venía en base a su conocimiento de la zona de inicio de la pandemia). La oposición acompaña y hay que evitar en todo lo posible discursos políticos grandilocuentes de "fin de la grieta" y otras pavadas a los que muchos son afectos. Se trata de cumplir las normas y tener una cuota de civismo muy grande. Además, hay que pensar seriamente en el futuro porque esto pasará, pero las consecuencias económicas serán gravísimas. Hacen falta menos eslóganes vacíos y mas reflexión sobre lo real: qué función cumple el Estado en Argentina.

Hace algunos días en Infobae Martin Krause decía que, teniendo recursos escasos, lo que deberíamos preguntarnos es si queremos tener "un astillero estatal que no produce barcos, una fábrica militar que provee de casi nada a las fuerzas armadas, un canal de televisión que muy pocos ven, una mina de carbón o una aerolínea que pierde dinero todo el tiempo". También mencionaba el disparate que se gasta en el Congreso o las legislaturas, lugares llenos de asesores que no hacen casi nada. Es allí donde el dinero se dilapida sin otorgar ningún servicio real a la comunidad. Son lugares que sólo sirven para hacer negocios espurios. Yo agregaría muchos ítems a esa lista: películas y series que se hacen (con fondos públicos) y nadie mira, eventos "culturales" en todo el país que consisten en hacer presentaciones de artistas "famosos" y contribuyen al notable decaimiento cultural argentino. La confusión entre cultura y farándula es un mal que aqueja a todas las administraciones sean del signo político que sean. En esta línea, la presidencia de la Cámara de Diputados acaba de aumentar de 70 mil a 100 mil los subsidios que cada diputado tiene para contribuir a causas de bien público (que muchas veces terminan en los bolsillos de amigos de los diputados o en acciones de clientelismo). Los diputados de Juntos por el Cambio tuvieron la delicadeza de donar al Instituto Malbrán esa suma, pero esa no es la solución: deben trabajar para denunciar y dar la pelea contra ese tipo de gasto disparatado. La gran discusión para el futuro debe empezar ya y es responsabilidad de todas las fuerzas políticas. El Estado elefantiásico no solucionó el dengue, ni el rebrote de sarampión, ni la muerte por falta de agua potable de los wichis, ni el desempleo brutal. Los argentinos que trabajan pagan cada vez más impuestos para mantener una estructura inútil. Esta pandemia hará al mundo más pobre y a la Argentina brutalmente más pobre. Es hora de que la política argentina deje de ser adolescente o la caída seguirá, pero a mayor velocidad.

Entretanto, volvió CFK a la Argentina acompañada de su hija, que estaba en Cuba hacía bastante tiempo. CFK es el gran factor de distorsión de la Argentina. Hay un problema de salud pública y ella, siendo nada más y nada menos que vicepresidente de la nación, no se detiene en el tema y sólo se explaya en sus asuntos. Una señal de madurez de la política sería aislar a Cristina y quitarle poder. No le importa nada más que la búsqueda de su impunidad y la de sus amigos. Se nota mucho ya. El Gobierno debería tomar en cuenta esto. No está la cosa como para comportamientos monárquicos. CFK sigue adelante con sus planes sin importarle ni las pandemias ni nada que toque al común de los mortales. Es como una vieja actriz que perdió sus encantos y persiste en una actuación patética. Esa actuación puede costarnos muy caro.

Más de Política