Justicia
Que inventarán ahora

"Un hecho policial": la polémica reacción del Gobierno y del kirchnerismo por el asesinato de Fabián Gutiérrez

El oficialismo aseguró que se trata de un "caso policial"

"Un caso policial". Tanto cerca de Alberto Fernández como en el entorno de Cristina Kirchner desestimaron cualquier móvil político en la muerte del ex secretario presidencial Fabián Gutiérrez,  luego de que la Justicia hallara su cuerpo y el juez de la causa, Carlos Narvarte , confirmara que se trató de un homicidio.

"Es un caso policial. Esperamos que se investigue", se limitaron a señalar a LA NACION portavoces cercanos al Presidente, que siguió la evolución de los hechos desde Olivos. Un importante funcionario dijo a este medio que en el caso "entiende la justicia provincial" y que Nación no tiene intervención en la causa.

Quien ofició de vocero oficial tras el hallazgo del cuerpo fue el secretario de Justicia de la Nación, Juan Martín Mena, un funcionario de confianza de Cristina Kirchner.  "La irresponsabilidad de funcionarios del gobierno anterior no reconoce límites. Hacer conjeturas y esa inmediata vinculación política habla de la bajeza personal. Es vergonzoso. Pero lo hicieron siempre. Se siguen manejando con la misma bajeza", dijo Mena en declaraciones a AM750.

En el kirchnerismo había indignación por el tratamiento mediático del caso de Gutiérrez  y por la reacción de Juntos por el Cambio, que pidió apartar a la fiscal Romina Mercado de la causa,  requirió que el caso pase a la Justicia Federal y consideró que "el Estado tenía la responsabilidad de garantizar la seguridad" de Gutiérrez por tratarse de un arrepentido de un caso de corrupción.

"Ciertos medios y la oposición macrista politizaron el caso. Salieron a denunciar que fue un asesinato político. Fueron muy irresponsables y mentirosos", dijeron a LA NACION fuentes parlamentarias del Frente de Todos cercanas a la vicepresidenta.

"Es un tema estrictamente policial por un móvil personal. No lo decimos nosotros, lo está diciendo la Justicia. La oposición ayer se pasó y hoy quedó en falsa escuadra", agregaron.

En el entorno de Cristina Kirchner aseguran que la expresidenta y su exsecretario "hace años no se hablaban".

Gutiérrez declaró como arrepentido en la causa de los cuadernos de las coimas ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli en octubre de 2018. Dijo que vio al exsecretario de Obras Públicas, José López, con bolsos y al otro ex secretario presidencial, Daniel Muñoz, trasladar valijas aunque no confirmó su contenido. "Cuando llegábamos a la residencia de El Calafate, cuando llegaba Muñoz, Kirchner nos hacía retirar", declaró.

Juntos por el Cambio cuestionó que Gutiérrez no hubiera tenido vigilancia del Estado en su carácter de testigo de un caso tan relevante. Fuentes parlamentarias del Frente de Todos subrayaron que Gutiérrez nunca fue testigo protegido sino un arrepentido. "La oposición miente y politiza este caso por la gravedad de la causa del espionaje", replicaron en el kirchnerismo. Como en un juego de espejos, intentaron vincular la reacción de la oposición con la causa de Lomas de Zamora.