Economia
El mundo nos da la espalda

El principal diario económico del mundo: "las empresas están huyendo de Argentina"

Los controles de cambios y la confrontación sindical desencadenaron un éxodo de grandes empresas que deciden tomar otros rumbos.

La Argentina enfrenta un éxodo creciente de multinacionales que han concluido que hacer negocios en la tercera economía más grande de América Latina es demasiado complicado y poco rentable, incluso si no se tiene en cuenta la pandemia de coronavirus.

Los sindicatos poderosos, la política volátil, los controles de precios y divisas, y otras formas de intervencionismo estatal han caracterizado la forma de hacer negocios en un propenso a las crisis. Ahora, ante un tercer año consecutivo de recesión y un nuevo gobierno antiempresarial, algunas compañías extranjeras, desde aerolíneas hasta fabricantes de autopartes, están subiendo las apuestas.

Latam Airlines Group, con sede en Santiago de Chile, dijo que dejaría los vuelos domésticos en la Argentina después de 15 años en el país. En una carta al Ministerio de Trabajo, la aerolínea incluyó una larga lista de quejas que, según dijo, hizo que sus costos fueran un 41% más altos y la productividad de la tripulación un 30% más baja que en cualquiera de los otros 26 mercados en los que opera. Las relaciones frágiles con los sindicatos, una moneda local débil y un nuevo impuesto "solidario" que se aplica a los boletos aéreos para destinos fuera del país fueron algunos de los motivos. La pandemia de coronavirus no fue la razón principal mencionada por Latam. "Los conflictos constantes en una operación plagada de huelgas causaron pérdidas significativas", dijo la compañía en la carta. 

El gigante de recubrimientos de automóviles respaldado por Warren Buffett, Axalta Coating Systems, la compañía de pintura alemana BASF y el fabricante francés de autopartes Saint-Gobain Sekurit, han anunciado en las últimas semanas que tienen la intención de trasladar la producción a Brasil, a pesar de que el brote de virus allí ha sido mucho peor.