Mundo
Estados Unidos

Un hombre que "cazaba" pedófilos fue condenado por atacar a martillazos a tres violadores

Jason Vukovich, de 44 años, fue condenado a 25 años de prisión por sus agresiones. Muchos lo consideran un héroe y piden su libertad.

El contundente relato de Jason Vukovich, un hombre de 44 años, de Alaska (Estados Unidos) condenado a 25 años de prisión, ha hecho que muchas de las personas que conocieron su historia salieran a apoyarlo y a exigir su libertad.

Un ladrón quiso robar en un negocio y el dueño le pegó tres tiros

Se encuentra en prisión desde 2018, cuando fue sentenciado por sus ataques a tres pedófilos. Logró ubicarlos gracias al registro de agresores sexuales de la ciudad de Anchorage. De allí obtuvo toda la información necesaria como para irrumpir en sus viviendas y descargar toda la ira que guardaba desde su tormentosa infancia, en la que los abusos de su padrastro eran moneda corriente.

Los hechos sucedieron 2016, cuando Vukovich anotó en un cuaderno una lista de nombres de abusadores de menores entre los que se incluía a Wesley Demarest, de 67 años. Según explicó la víctima, el 29 de junio de aquel año, un martillazo rompió el vidrio de una de las ventanas de su vivienda.

El atacado, recordó que Vukovich le dijo que no había pagado lo suficiente por su crimen, luego aclaró que no recuerda exactamente qué ocurrió en ese momento, simplemente sabe que se despertó tirado en el suelo en medio de un charco de sangre. "Solo estaba usando mis calzoncillos. Estaban empapados en sangre, completamente empapados en sangre", dijo. "Los paramédicos me subieron a una camilla y me sacaron de allí". Había recibido cinco martillazos en la cabeza. 

A pesar de esas borrosas evocaciones, todas las víctimas llegaron a recordar una frase que Vukovich les repetía en medio de sus ataques despiadados: "Soy un ángel vengador".



Más de Mundo