Corrupción
Los liquidó

Cocinero arremetió contra los veganos por las "gallinas violadas": "Sus padres no follaron con ganas"

Karlos Arguiñano hizo un paralelismo con las personas y hasta mencionó a su propia esposa. "Yo tuve hijos porque me junté con María Luisa", dijo.

El famoso cocinero Karlos Arguiñano, que supo brillar en diferentes programas argentinos durante la década del 90, se metió en la polémica de los grupos veganos  que separan animales para que unos "no abusen" de otros. "Te das cuenta que sus padres no follaron con ganas", se despachó contra los activistas.

Las palabras del chef apuntaron en forma específica contra el colectivo "Almas Veganas", que días atrás se popularizó por difundir videos en el que indicaron que dividen a las gallos de las gallinas "para que no las violen". Además, en un clip que subieron a su cuenta de Twitter y que tuvo más de dos mil reacciones se mostraron arrojando huevos al piso. "Se los devolvemos porque son suyos", alegaron.

El cocinero vasco se rió al ver la filmación de las activistas. "Estas son muy veganas", bromeó. Y criticó: "A mí me da risa. Estas lo que no saben es que para que haya huevos tienen que estar con un gallo (las gallinas). No vas a hacer ahora pollos in vitro". "Lo que pasa es que se ven personas que te das cuenta que sus padres no follaron con ganas", añadió. 

Invitado al programa Liarla pardo, en el canal La Sexta, Arguiñano también hizo un paralelismo con las personas y hasta mencionó a su propia esposa: "Yo tuve hijos porque me junté con María Luisa. Alguna montadita habremos tenido". "El drama es que alguien no tenga para comer, no que un gallo monte a una gallina", dijo sobre la asociación vegana el cocinero de 71 años, que entre 1996 y 2000 tuvo programas en eltrece y la TV Pública. 

Según las activistas que protagonizaron la filmación de la que opinó el cocinero, esta realidad deriva directamente del consumo, por lo que los humanos "son cómplices de la opresión". Incluso, en otro video cargado a su cuenta de YouTube afirmaron que las jaulas en las que viven las gallinas son "campos de concentración" para las ponedoras.

"Podemos deducir que la gallina no quiere ser montada por el hecho de que intenta escapar. Además, puede ser herida de gravedad por los gallos", definieron tras su participación en un programa del canal Cuatro de España, en el que dijeron haber sido "ridiculizadas" por su postura y por hablar utilizando el lenguaje inclusivo.